Hace ya muchos años que un joven chaval que se internaba en el fantastico mundo friki conoció, como viene siendo el tópico, las miniaturas de G.W. en una pequeña tienda de barrio. Unos años y alguna que otra caja de guerreros enanos después el chaval dió el salto a internet. Conoció gente, participó el blogs e incluso llegó a publicar tutoriales mientras que sus habilidades pictoricas y escenográficas aumentaban. En el auge de su entusiasmo y habilidades decidió abrirse hueco en la blogosfera y comenzar este blog. Muchos años después, pese a la decadencia del hobby, éste sigue siendo su rincón en la web: Bienvenidos a LA CAVERNA DEL FRIKI.

viernes, 4 de mayo de 2012

Edificio 40k en dos días

Muy buenas a todos! Los exámenes se acercan y el tiempo vuela como nunca antes. No obstante, poco a poco vamos avanzando y haciendo pequeños pinitos en el hobby.

En un principio había pensado en escribir esta entrada y presentarla en forma de artículo para los amigos de Crozius Arcanum, tarea que me fue imposible realizar en su día por falta de tiempo. Paradójicamente, ahora que vuelvo a estar falto de tiempo, pero con las fotos sacadas (de hecho, espero que me las estén pasando vía e-mail en estos momentos), es cuando me dispongo a escribirla y publicarla. Dicho lo dicho, pasemos a la explicación día a día.

Día 1: tarde

Como no podemos empezar la casa por el tejado, lo haremos por los cimientos o en este cacho, por las fachadas. Una vez tenemos en mente la idea que queremos (un edificio pequeño y sencillo, sin pretensiones) nos ponemos manos a la obra y dibujamos los planos sobre un cartón.

Para diseñar la casa tenemos que tener en cuenta dos puntos importantes: que se trata de un edificio de juego y que tiene que tener un aspecto gótico. Bien. Llegados a este punto debemos tener en cuenta que el gótico es un tipo de arte (muy representativo en la arquitectura, pero también en sus dibujos y miniaturas escritos en los manuscritos) que se extendió mucho, pero del que quedan pocos edificios civiles, por lo que su “cara visible” son las iglesias y catedrales. Lo que se pretendía era llegar a dios construyendo espacios muy altos y llenos de luz, como si de la antesala del cielo se tratase. Para ello utilizaban ventanales muy estilizados y paredes tan finas que requerían de fuertes y contrafuertes para sostenerse (y muchos más elementos arquitectónicos cuyo nombre desconozco). De modo que nuestro edificio tenía que tener esos dos elementos: ventanales y contrafuertes.

Diseñar un edificio con ventanales góticos es sencillo, tan solo se necesita un boli, una regla y un compás, y para los contrafuertes es suficiente con unos listones de madera bien puestos, por lo que al final de la tarde podemos tener algo parecido a esto.

Día 2: mañana

El cemento y el hormigón son dos elementos omnipresentes en nuestras construcciones, y me temo que dentro de cuarenta mil años lo seguirán siendo (serán toscos y pesados, pero nada más barato y sencillo que moles piedras y mezclarlas con agua), de modo que esa era la textura que quería conseguir para mi edificio. Cada maestrillo tiene su librillo y seguro que la mayoría sabríais deirme mil métodos mejores, pero sin duda uno de los más sencillos es el de cola blanca y arena. Afortunadamente, vivo cerca de la costa, por lo que la arena de la playa (con todos sus residuos, como anillas de latas, colillas de cigarros, etc.) es algo de lo que dispongo de una manera bastante económica y sencilla de conseguir.

Tampoco podemos olvidar que se trata de un edificio de un universo en guerra, que encima va a estar en mitad de un campo de batalla, de modo que unos cuantos escombros y cráteres en su interior no vienen mal. Para ello, primero hacemos un churrito con arcilla, que aplastamos com si de un cráter se tratara, y después arrojamos encima piedras y graba. Eso, añadido a un poco de arena, hace que adquiera un aspecto similar a esto.

Día 2: tarde

Una vez seca la cola blanca toca retirar el exceso de arena (mejor utilizar una palangana o algo si no queréis oír a vuestras madres/parientas). A estas alturas el edificio ya dispone de un esqueleto y un cuerpo, de modo que solo queda ponerle un poco de maquillaje (y unos accesorios, yo no he querido porque andaba con prisas y porque quería un edificio sobrio si simplón, muy simplón… muy del administratum, ejejej).

A la hora de pintar un edificio hay mil colores y combinaciones, pero que mejor que uno gris y soso? La pintura es cara y a un gobierno que libra guerras en mil frentes no puede sobrarle el dinero (aparte de que edificios grises y tétricos quedan en perfecta consonancia con el trasfondo y el ambiente oscuro que queremos darle), de modo que al gris nos fuimos, dejándolo así.

Día 2: noche // Día 3: mañana

Una vez tenemos la capa base pintada, simplemente queda darle capas y capas de pinceles secos hasta conseguir el resultado esperado… aunque luego quede algo más bien parecido a esto.
Como podéis ver, es un edificio muy muy sencillo, que puede servir tanto como elemento de extrema urgencia (para jugar o para gente que está empezando) o como base para partir a un edificio mucho mejor (en mi caso, me gusta que la escenografía de mesa sea eso, escenografía de mesa, y no invertir en los elementos más que en las minis del ejercito). Espero que a alguien le haya servido de algo, aunque solo sea para ver que su mesa de juego no es la más cutre de todas.

Saludos y hasta la próxima!

"Una batalla en campo abierto es una trampa. En la guerra, un objetivo a la vista es una baja, por muy bien protegido que esté"
Tactica Imperium




No hay comentarios:

Publicar un comentario