Blog personal para recopilar, entre otras, las miniaturas pintadas y la escenografía realizada por un pequeño grupo de frikis.
Bienvenidos a LA CAVERNA DEL FRIKI.

viernes, 11 de mayo de 2012

Campo de batalla y elementos de escenografía

Saludos a todos!!

Hoy comienza la primera (y me temo que no la última) de mis entradas programadas. Si todo ha ido bien y la entrada se publica cuando tiene que publicarse, estaré en el pueblo disfrutando de unas merecidas vacaciones después de los exámenes, ejejej

No obstante, no es del pueblo o las vacaciones, ni siquiera de los examenes, de loq eu quiero hablar. Hoy quiero hablar del campo de batalla, la más grande de las ministuras con las que jugamos a WH y a W40K (y me refiero a estos juegos porque a otros juegos de tablero no juego, pese a mis insistencias para enganchar a mis amigos a otros wargames).

El tablero es, sin duda, uno de los grandes protagonistas de las partidas. Si bien el Fantasy tiene una relevancia especial a la hora de maniobrabilidad y despliegue, considero que es en 40K donde adquiere un protagonismo mucho más notable a tratarse la mayoría de las misiones de la adquisición o defensa de ciertos "puntos estratégicos". Esto hace que el despliegue del tablero sea esencial, sepamos dónde colocarnos, qué queremos conseguir, cómo hacerlo... porque claro, podemos ir a muerte con nuestras superunidadesmatalotodo, pero son tropas de línea que adquieran el objetivo no hacemos nada; pero si vamos con las ropas de línea a por el objetivo seguramente acaben destrozadas por el camino, lo que nos obliga no solo a hacernos listas más equilibradas, sino a saber jugar con el tablero y, en definitiva, a utilizarlo cmo recurso.

En el milenio siniestro la variedad de escenografía puede ser infitamente variada (recuerdo nuestros "primeros tiempos", en los que jugabamos con bosques y edificios medievales de fantasy alegando que estabamos librando batalla en un mundo medieval que, por alguna razón, no había sido vendecido con la benevolencia del Dios Máquina), pero siempre tendemos, al menos en mi caso, a jugar en planetas imperiales (ya sea con edificios enteros o con ruinas).

La razón de esta preferencia por los mundos imperiales es, a mi modo de ver, muy sencillo. Cuando en mi grupo planteamos hacer escenografía (bueno, normalmente soy yo el planificador y ejecutor, aunque a veces sí que me ayudan) siempre tenemos en mente una máxima: es escenografía de juego. ¿que quiere decir esto? pues muy sencillo:

  • Toda escenografía de juego debe ser jugable (tener elementos donde colocar las miniaturas)
  • Toda escenografía de juego debe ser sencilla (ha de tener detalle, pero tampoco ser un edificio demasiado barroco)
  • En una escenografía de juego debe estar claro qué es qué (si hay un muro, hay un muro, si hay escombros, que sean visibles pero tambien jugables... por eso nunca hemos puesto vidrieras a la ventanas)
  • En definitiva: debe estar hecha para jugar (si queremos escegrafía vistosa, ya tenemos cada uno nuestras escenas y dioramas... consideramos jugar y pintar como hobbys diferentes)
Una vez tenemos en mente estas premisas, nos encontramos con que los edificios imperiales son sumamente sencillos de hacer. Ya visteis hace una semana que vasta con un cartón con unos listones de madera y un poco de arena y pintura gris para tener un edificio claramente imperial.

En cuanto a otros elementos, depende de la complejidad y los ánimos que podamos tener. En la foto delfinal del artículo podéis ver una estatua imperial hecha con una miniatura vieja, un par de listones y una lata la prisgles, o un elemento construido con un vagón de un viejo tren de juguete. además, si os fijais en el fondo hay una cosa amarilla, que es nada más y nada menos que una tienda de campaña orka del clan luna malvada construida con vendas de crepé y matrices. este elemento también fue muy sencillo de construir y representa (ya como escusa) la cabaña de mi eztrambótiko orko (los eztrambotikoz viven alejados del resto de la tribu para así evitar desatar sus poderes con las trifulcas habituales en el campamento) y sirve perfectamente para representar un punto a conseguir.

Así mismo, también pueden realizarse elementos de escenografía con materiales muy variados, y prueva de ello es mi... esto... bueno, lo llamamos cariñosamente "elemento industrial", porque no sabemos esactamente lo que es, pero sí que tiene pinta de industrial... se trata, en definitiva, de un trozo de poiestireno con una rejilla encima, un ventilador de un ordenador viejo y cuatro ruedas dentadas de un reloj-despertador de propaganda.

Como podeis ver, los elementos que pueden colocarse en un campo de batalla son muy variados y dotan de gran personalidad al tablero y a las partidas no sólo por su forma visual, sino porque pueden ser objetivos perfectos, delimitar zonas o forzar al enemigo a dividir sus fuerzas para sortear una barricada y así terminar callendo en una trampa...

En definitiva, desde aquí os animo a que sigais con el hobby y a que revistais los campos de batalla con los elementos más variados que encontréis y, sobre todo, que disfruteis tando de la construcción como del propio juego.

Un saludo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario